Ejemplos de oraciones adverbiales

Las oraciones adverbiales son un tipo de oración subordinada. Las oraciones subordinadas son aquellas que dependen de una oración principal, es decir, si no tienen una oración principal, no tienen sentido.

Las oraciones adverbiales tienen la característica especial de ser el complemento circunstancial del verbo principal del enunciado. Este tipo de oraciones  se dividen en dos tipos:

Las oraciones adverbiales propias que son las que desempeñan la función de los adverbios, y por lo tanto pueden ser sustituidas por uno de ellos. Las oraciones adverbiales propias pueden ser de tiempo, de lugar, de modo, de cantidad, etcétera.

Las oraciones adverbiales impropias, son aquellas que no pueden ser reemplazadas por un adverbio. Éstas pueden ser adversativas, causales, comparativas, concesivas, etcétera.

Una característica de las oraciones adverbiales es que siempre cuentan con una conjunción subordinante que funciona como nexo. Para identificarlas, se puede buscar por alguna de las siguientes conjunciones: Aunque, donde, cuando, como, hasta donde, entre otras.

Oraciones adverbiales, oración secundaria sin sentido por sí sola.

20 ejemplos de oraciones adverbiales:

1. Vamos de viaje al lugar donde fuimos el verano pasado.

2. Mi mejor amigo me llamó cuando estaba ocupada.

3. Los niños hicieron la tarea mientras nosotros fuimos a la tienda.

4. Terminé mis labores antes de la hora prevista.

5. Me gusta mucho caminar porque se me despeja la mente.

6. Estoy nerviosa por los resultados del examen, aunque creo que me fue bien.

7. Sólo podrás conseguir tus metas, si pones todo tu empeño en lograrlas.

8. Debes pedir las cosas por favor para que las personas estén dispuestas a ayudarte.

9. A mi mamá no le gustan los mariscos, por lo tanto no creo que quiera comer pescado empanizado.

10. Esa mujer es más fuerte de lo que tú crees.

11. Ya no quiero discutir contigo porque estás siendo irracional.

12. Acompáñame a mi clase para que veas los temas que estamos tratando.

13. Ya vamos a llegar a la casa donde solía vivir cuando era niña.

14. Dime lo que te pasa para poder ayudarte con tus problemas.

15. Mi amigo Ramiro es más paciente que yo.

16. Me salieron mal los planes porque no pensé las cosas correctamente.

17. Me quedé dormido el día del examen, a pesar de que la noche anterior me dormí temprano.

18. La persona que atiende la tienda de ropa es más amable que la que trabajaba ahí antes.

19. Mis amigos y yo pasamos todo el día de ayer en el lugar donde solíamos jugar cuando éramos niños.

20. Yo siempre digo lo que pienso, mirando a las personas a los ojos.

ESCRIBE UN COMENTARIO