Ejemplos de Símil

El símil o comparación es una figura retórica utilizada para comparar dos o más términos que son parecidos o bien comparten alguna característica común. Cuando se emplea un símil, necesariamente aparece un nexo, éste puede ser: “parecido a”, “semejante a”, “tan”, “como”, etcétera. La presencia de este nexo es importante debido a que el símil podría llegar a confundirse con la metáfora, sin embargo esta última carece de esta unión.  Tanto el símil como la metáfora son comúnmente utilizado en la literatura, particularmente en la poesía.

Ejemplos de símil

  1. Tus ojos son azules como el mar.
  2. Tu cabello va y viene como las olas del mar
  3. Tus ojos son como dos luceros
  4. Ese caballo corre tan rápido como el viento
  5. Es tan inteligente como su madre
  6. Tenía la nariz tan larga como una zanahoria
  7. Sus labios son rojos como la fresa
  8. El negro de tus ojos es igual a la noche
  9. La arena era tan caliente como el sol
  10. Tu mirada es igual de fría que el hielo mismo
  11. La mujer es tan bella como una flor
  12. Mi amigo tenía las orejas tan largas y picudas como un duende
  13. Mi amigo es manso como un cordero
  14.  Quiero ser libre como el viento, así podría hacer siempre lo que yo quisiera
  15. Eres tan lento como una tortuga
  16. Mis amigos corren tan rápido como la liebre
  17. Es tan fiero como un león
  18. Tu corazón es duro como una roca
  19. Eres tan peligroso como el mar
  20. Sus ojos brillaron como dos luceros al escucharlo hablar
  21. Mi cuarto es tan obscuro como la boca del lobo
  22. La lluvia cae como brisa sobre su cara
  23. Sus manos son tan suaves como el terciopelo
  24. Mi hermano es un gran atleta, es tan rápido como un tornado
  25. Su piel es tan perfecta como una rosa
  26. Es tan hermosa como las estrellas del cielo
  27. Tu rostro brilla como la luna
  28. El color de tu piel es semejante al de la espuma del mar
  29. Tu talento es tan grande como una montaña
  30. El brillo de su mirada es tan resplandeciente como el mismo sol
  31. El cabello de mi madre es tan abundante como el de un león
  32. Tu olor se asemeja al de las rosas
  33. El calor de este pueblo se asemeja al del infierno
  34. Tu personalidad es tan peligrosa como las espinas de las rosas
  35. Tus dientes son blancos como las perlas

ESCRIBE UN COMENTARIO